lunes, 17 de agosto de 2015

La importancia de la máscara

 
 
 
 
En cuestión de máscaras, a las chicas nos pasa como con los zapatos. Cada una nos sentimos cómoda con un tipo concreto y todas tenemos la nuestra; nuestra favorita. Según nuestras características físicas buscamos un resultado u otro, pero todas somos conscientes de que no seríamos las mismas sin ella...
A veces todavía me resulta alucinante cómo un solo gesto puede cambiar por completo un rostro. Sí, sí, el rostro... porque los ojos son el centro de atención de todas las miradas cuando hablamos cara a cara e interaccionamos con otras personas.
La máscara hace que nuestra mirada sea más despierta, tenga más fuerza, y sobre todo, si se aplica correctamente, tiene el poder de corregir la forma de cualquier ojo.
Nos damos cuenta de su importancia sobre todo cuando hacemos un maquillaje de ojos bien trabajado en cuanto a sombreado, pero nos falta ese toque. Con el último gesto el maquillaje cambia por completo. Da igual lo perfecto que fuese; sin máscara no es el mismo. En cuanto aplico algo de máscara parece que se multiplican, se hacen gruesas, se alargan y enmarcan el ojo.
Disfruto mucho aplicando la máscara y viendo la transformación. Dependiendo de cada tipo de pestaña o de los gustos o efecto que se quiera conseguir se ha de elegir un tipo u otro de máscara.
 
Hoy quiero hablaros de la reina de mi kit.
 
 
 



Hypnôse Doll Eyes de Lancôme es la primera máscara de pestañas waterproof que consigue efecto pestañas de muñeca; es decir, las alarga, les da grosor y las despliega. Por todo esto es perfecta para utilizarla en maquillajes que tienen que permanecer intactos durante horas y a prueba de emociones, como son los maquillaje de madrina y novia.
La fórmula exclusiva con polvos de nylon cubre incluso las pestañas difíciles de alcanzar sin apelmazarlas y su cepillo cónico facilita muchísimo el llegar a los extremos del ojo y trabajar bien las pestañas sin posicionar más producto del adecuado.


Algo que me encanta de esta máscara es que conforme pasan las horas no caen residuos a la zona de la ojera, algo que suele ocurrir con muchísimas otras.
Pero si hay algo que no me gusta es que es realmente complicada de desmaquillar. He llegado a lavarme la cara incontables veces seguidas y he visto cómo todo el maquillaje se desvanecía menos la máscara.
Obviamente si tiene todas las cualidades que os he mencionado, era de esperar que los desmaquillantes normales no arrastrasen el producto; por lo que cuando la uso yo, me desmaquillo las pestañas con un bastoncillo impregnado en aceite de oliva y después sigo con mi rutina facial de noche habitual.

Os aseguro que podéis emocionaros lo que queráis, bañaros en la piscina, ir a la playa... que la máscara no se moverá de su sitio.


¿Cuál es la vuestra?

Besos y gracias por leer.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario