jueves, 25 de agosto de 2016

Always Frida Kalho

 
 
 
 En mi trabajo, mi mayor experiencia es el maquillaje social (eventos, novias, invitadas, madrinas...) y mi especialización la cosmética; pero cuando se me presenta un proyecto que creo interesante y bonito, y pienso poder abordar, me gusta formar parte de él.
En este caso, Juan Carlos Buades, gerente de Artekreativo Fotografía en Córdoba, necesitaba una caracterización de la pintora y poetisa Frida Kalho para una sesión de fotografía benéfica en favor de los enfermos de esclerosis múltiple, y quise entrar en el reto.
Frida Kalho fue una feminista de su tiempo; algo que no era fácil al ser mujer bisexual y mejicana. Su vida estuvo marcada por la enfermedad que la llevó a sufrir operaciones y periodos de aislamiento en una cama. Aunque se casó con el pintor Diego Rivera, llevó una vida poco convencional y su obra está llena de pinceladas de su pensamiento y sufrimiento. Su arte la llevó a exponer en Francia donde la tacharon de pintura surrealista, algo con lo que ella no estaba de acuerdo ya que Kalho no pintaba sueños, sino su propia realidad. Su obra está llena de autorretratos ya que según ella " se pintaba a ella misma porque era lo que mejor conocía"
 
El proceso está grabado y os dejo el enlace a mi canal, pero sí que quiero explicaros un poquito el proceso que se suele seguir en un maquillaje cuando va a ser fotografiado.
 
El maquillaje se realizó en mi estudio, que tiene luz blanca, y además teníamos el refuerzo de los focos para grabación, por lo que veréis que en el vídeo los colores son muy evidentes.
Tuvimos que oscurecer mucho la piel de Inma, casi de forma exagerada,  primero porque ella es muy pálida y segundo porque estábamos caracterizando a una mujer muy morena y en fotografía los focos comen mucho el color.
Realmente no creo que Frida llevase un maquillaje como el que aparece en mil imágenes que hay de ella, pero quise mantener esa línea porque al fin y al cabo es la imagen que popularmente se conoce.
Pómulo muy marcado, labio rojo y piel muy bronceada. Lo más complicado era olvidar mi principal ley de cejas naturales a la hora de maquillar, para hacer una ceja de aspecto "sin depilar" y que a la vez el vello que iba dibujando se viera natural. Para ello, utilicé dos tonalidades y dos texturas diferentes; una para simular el propio pelo, y otra para intentar recrear la sombra que crea el vello.
 
En cuanto a peinado realizamos dos trenzas de raíz que se unían en la nuca recogiendo todo el pelo y utilizamos la característica corona de flores con la que aparece Frida en muchas imágenes; algo que le da un aspecto muy indígena y racial.
 
Espero que os guste mucho el vídeo, aunque en este caso no espero que lo recreéis, jajaja.
 
 
Muchos besos y gracias por leer!
 
 
 

 

 
 
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario