lunes, 24 de abril de 2017

Tipos de filtros solares y cálculo del spf







Hola a tod@s!


El post de hoy va a ser algo super cortito, aunque el tema da para mucho. Habitualmente me preguntáis en mis clases sobre el cuidado de la piel, sobre los filtros solares y las diferencias que tienen unos y otros. Pocas personas conocen la verdadera importancia de exponerse al sol con responsabilidad y todas las consecuencias que podemos tener si no lo hacemos. Siempre digo que un producto de protección solar es el mejor antienvejecimiento que existe. Aproximadamente un 90% de las señales del envejecimiento y del cáncer de piel son ocasionados por el sol. 

A continuación os explico las diferencias entre filtro solar físico y químico, así como a calcular el efecto del spf en vuestra piel. 



TIPOS DE FILTROS SOLARES.

Los filtros químicos son compuestos sintéticos que nuestra piel absorbe.
Ventajas: Actúan en capas más profunda de nuestra piel, y no crean ningún halo blanquecino.
Inconvenientes: Son más arriesgados de usar. Pueden causar irritaciones o alergias, por lo que son menos recomendables para pieles poco tolerantes o con tendencia a reaccionar.
Los encontraréis como: Octylcrylene, Avonbenzone, Octinoxate, Octisalate, Oxybenzone, Homoslate, 4-MBC, Mexoryl SX y XL.

Los filtros físicos, por otro lado, actúan como una barrera que impide que los rayos del sol penetren en nuestra piel. Como os digo en el vídeo, actúan de la misma forma en la que un paraguas nos protege de la lluvia: simplemente el agua no nos llega a tocar.
Ventajas: Menos posibilidad de alergias o irritaciones. Aptos para todo tipo de pieles.
Inconventientes: No son absorbidos por completo y crean un halo blanquecino.
Los encontraréis como: Titanium dioxide (TiO2), Zinc Oxide (ZnO)







El sol emite diferentes tipos de radiaciones, entre las que hay que destacar los rayos ultravioleta y los infrarrojos, responsables de efectos beneficiosos y perjudiciales sobre la piel. Existen dos tipos de radiaciones ultravioleta que llegan hasta la superficie de la piel, las B (UVB) y las A (UVA) Las UVB son las radiaciones de mayor energía pero penetran poco en la piel. Son responsables del eritema o enrojecimiento y desencadenan el proceso del verdadero bronceado. Las UVA poseen menor energía, pero penetran más profundamente en la piel, son responsables de la aparición de la pigmentación inmediata, juegan un papel esencial en el desencadenamiento de las alergias solares, de las reacciones fototóxicas y a largo plazo del fotoenvejecimiento de la piel. 



*Cálculo del SPF
El FPS es pues un índice que nos indica el tiempo que podemos exponernos al sol sin riesgo de quemaduras. Cuanto más alto es el FPS, más alta es la protección de los rayos solares.
Físicamente el FPS es un número que indica cuál es el múltiplo de tiempo al que se puede exponer la piel protegida para conseguir el mismo efecto eritematoso que se obtendría si no se hubiese aplicado ninguna protección. De esta manera se evita el eritema, en comparación con el mismo tiempo de exposición pero sin la protección del filtro solar.
Por ejemplo: si una persona puede exponerse al sol el primer día 10 minutos sin tener enrojecimiento ni quemaduras, un FPS 15 utilizado adecuadamente la protegerá del sol durante 150 minutos (10x15) o dos horas y media, aunque no es tan exacto.
Cada persona tiene que saber su especial sensibilidad a la exposición solar y saber el tiempo que se puede exponer al sol sin riesgo de quemaduras.
Hay que recordar pues que todas las medidas para protegernos del sol son pocas.

La fórmula del cálculo es:
DEM zona protegida
FPS=
----------------------------------------------
DEM zona sin protección
DEM es el tiempo de exposición solar que soporta la piel sin quemarse






 Espero que os haya resuelto dudas y os sirva para cuidar vuestra piel con cabeza!




Besos y gracias por leer 
 

















No hay comentarios:

Publicar un comentario